Artículo

La Cartuja

Cartuja de Miraflores y entorno

EL PASEO DEL ARTE

La Cartuja de Miraflores está situada en un enclave de gran riqueza paisajística, a tan solo tres kilómetros de Burgos. Originariamente, fue una finca de caza del rey Enrique III que el monarca utilizaba como palacio de descanso. Fue cedido a los monjes cartujos, de la orden de San Bruno, y reformado y refundado como monasterio en 1441 por el rey Juan II de Castilla, hijo de Enrique III. En 1452, sufrió un incendio que obligó a la reestructuración del edificio de la mano del arquitecto Juan de Colonia, que en esos momentos se encontraba trabajando en la Catedral de Burgos.

La mejor forma de llegar al Monasterio es caminar hacia el este, siguiendo la ribera del río Arlanzón, hasta adentrarnos en La Quinta —parque emblemático de Burgos—. Se debe continuar el camino sin perder la oportunidad de visitar La Fuente del Prior para tomar un buen trago de agua del manantial antes del tramo final de nuestro paseo: una pronunciada cuesta flanqueada por grandes castaños que invocan al silencio y la reflexión.

Al cruzar el portón de acceso a la Cartuja de Miraflores, nos encontramos con el claustro medieval y acto seguido con una estatua de piedra de San Bruno —fundador de la orden— en el patio. Una vez en el interior, el coro de los padres —cuarenta sitiales distribuidos en dos grupos— atrapará la atención del visitante. El centro de la nave está reservado para los sepulcros Reales, un encargo de Isabel la Católica al artista Gil de Siloé. Aquí, encontraremos
el sepulcro de Juan II e Isabel de Portugal y en el lateral de la nave el del Infante Alfonso de Castilla. El retablo mayor es una de las obras más importantes del gótico español. Se recomienda acudir antes de caer el sol, con suerte se podrá ver a algún cartujo volviendo de su paseo —en silencio— camino de sus aposentos. Fue declarada
Monumento Nacional en 1923 y Bien de Interés Cultural en 1985.

Si has llegado hasta aquí en tu coche, te proponemos acercarte hasta el Monasterio de San Pedro de Cardeña. Fundado por los benedictinos, su iglesia alberga el panteón donde estuvieron enterrados el Cid y su esposa Doña Jimena. En el monasterio se conserva la bodega románica más antigua de España en uso comercial, donde se fabrica el licor llamado Tizona del Cid, que se elabora a partir de 30 hierbas que maceran en barricas de roble durante al menos quince días; el tinto Valdevegón, hecho con uva de La Rioja; y la cerveza Trapista Cardeña —es el primer monasterio español en producirla—.

CARTUJA DE MIRAFLORES · Carretera de Fuentes Blancas, Km 3.5, Burgos · www.cartujadeburgos.org
MONASTERIO SAN PEDRO CARDEÑA · San Pedro Cardeña, Castrillo del Val · ww.monasteriosanpedrodecardena.com

128 views
cool good eh love2 cute confused notgood numb disgusting fail