Todos los caminos te llevan de copas

La increíble historia del turista que pidió un café sólo a las cinco de la tarde y acabó bebiendo gin tonics con sabor a pepino y grosellas a las cinco de la mañana

Estás listo para sumergirte en la aventura de la marcha burgalesa? Entonces, comencemos. Burgos marida gastronomía y ocio con brillantez. Sus excelentes propuestas culinarias se complementan de maravilla con su variada oferta de opciones para exprimir la tarde y la noche en la ciudad castellana.

Varias son las zonas de la ciudad donde poder disfrutar de un buen rato de diversión: Las Llanas, Bernardas, Calle San Juan y Calle La Puebla son buenos ejemplos. Muchas son las actividades que te vamos a proponer: degustar un gin tonic hecho por bartenders de reconocido prestigio, saborear un café viendo una exposición de fotografía, asistir a un concierto de música en directo sin habértelo propuesto, reír a carcajadas con un monólogo de lo más divertido, bailar hasta ver amanecer, mezclar en el mismo local un original combinado con una porción de dulce casero…

Los límites los pones tú.

Pero vayamos por partes:

1) Café, copa y… tarta de zanahoria

Hemos comido como unos señores. Nuestros ojos no pueden asimilar más bellezas arquitectónicas. Es el momento de degustar un buen café, nada de torrefactos. En Burgos, hay baristas que ofrecen a sus clientes auténticas delicias aromáticas que nada tienen que envidiar a los servidos en los salones de las grandes capitales europeas. Quizás un café cortado o una infusión —por muy exótica que sea— nos pueden saber a poco. Acompañémoslos con un combinado.

De unos años a esta parte, las ginebras fabricadas con delicados botánicos y los cócteles —con y sin alcohol—, preparados con mimo y destreza, se han hecho imprescindibles en la oferta de cafés y cafeterías. ¿Cómo rematar este estupendo momento? Con algo goloso. La repostería casera ha tomado las barras de los locales de Burgos. Los establecimientos compiten por ver cuál es capaz de proponer una ración de pastel más rica y jugosa.

2) La hora de las cañas, los vinos, la primera copa… y las risas

Las oficinas echan el cierre. Los bares de la ciudad se llenan de gente con ganas de divertirse y celebrar. No lo dudes: únete a ellos. Copas llenas de cerveza Selecta de San Miguel bien tirada, de ricos caldos de la Ribera del Duero y del Arlanza y de originales combinados son alzadas al aire para brindar por una noche de película.

3) Hasta que el cuerpo aguante

Si has conseguido llegar hasta aquí, poco más te podemos contar. Solo sugerirte que antes de continuar te acerques a alguno de los locales que te hemos recomendado en las páginas anteriores, para acompañar estas exquisiteces etílicas con otras gastronómicas. Coge fuerzas para bailar y seguir disfrutando. Muchos son los locales donde podrás hacerlo. Estilos diferentes para un mismo objetivo: apurar la noche burgalesa hasta el final.

Esperamos que disfrutes tu recorrido, y recuerda: no tienes que probarlo todo en una noche. Deja un poco para la siguiente o para tu próximo viaje. Burgos te estará esperando siempre con los brazos abiertos.