Martín Berdugo

FÁBULAS DE VINO Y FELICIDAD

Martín berdugo, una bodega joven, innovadora y diferente

Un antepasado visionario, un rayo entre un millón y un San Pancracio resistente al fuego. Parecen los ingredientes de una novela, pero, en realidad, es la historia de una de las bodegas más especiales de la Ribera del Duero, Martín Berdugo.

Comencemos por el principio, D. Diego Arias de Miranda —ministro de Alfonso XIII— soñó y proyectó en 1886 la plantación de 87 hectáreas. Un siglo después, sus descendientes plantan el viñedo entre los años 1990 y 2006. La bodega empieza a funcionar. Llegan los reconocimientos y los premios a estos caldos hechos con las “uvas de la ilusión”. Y entonces… la desgracia. Un rayo cae en la cubierta de madera de la bodega. ¡Estadísticamente es más fácil que te toque la lotería! El fuego arrasa las instalaciones, solo un San Pancracio se salva de la catástrofe. La pequeña figura señala el camino: siempre hay una salida.

Martín Berdugo supera la dura prueba y se convierte en una bodega puntera en la Ribera del Duero; una empresa mágica. Vuelven la producción y las distinciones a sus vinos. Se convierte en un espacio demandado por los amantes del enoturismo, gracias a su apuesta por una transformación de un paisaje natural basada en el respeto, la sensibilización y el cuidado del entorno.

Ctra. de la Colonia, s/n, 09400 Aranda del Duero, Burgos · martinberdugo.com ·